Esto es lo que Sucede Cuando llenas las Llantas de Agua

En el amado y querido planeta en el cual vivimos, existen cuatro elementos básicos de la naturaleza, que sin ello nada de lo que conocemos podría existir. Hablamos del Fuego, Aire, Tierra y Agua. Cada uno de estos elementos tiene una función fundamental en el planeta Tierra. El fuego por ejemplo, nos diferencia de los animales, ya que, en la mayoría de los casos, somos capaces de controlarlo. El Aire, es básicamente lo que nos ayuda a respirar. La Tierra, es aquella en la cual cultivamos nuestros alimentos y donde establecemos nuestras vidas. Sin embargo, el Agua es un poco mas curiosos que los demás elementos.

Todos sabemos que el agua es vital para todo ser vivo conocido en la tierra. Puede ser transparente e incoloro, pero es el fluido primario en el que reside casi todos los organismos vivos. El agua por otra parte cubre el 70% de la superficie de la tierra. Estamos de acuerdo en que el agua es una elemento impresionantes, pero, ¿por qué hablamos de este vital y principal elemento?

En este artículo hablaremos de un tema un poco inesperado y de un experimento el cual seguramente no se le ocurrió a muchas personas antes. ¿Se han preguntado alguna vez qué le pasaría a los neumáticos de sus coches si los llenarían de agua?

Para suerte de nosotros uno grupo de chicos, los cuales saben unas cuantas cosas sobre coches, se planteó esta pregunta. Ellos llegaron a la conclusión que colocarle agua a los neumáticos de los automóviles, podría funcionar y nada los detuvo en tratar de demostrar su extraña teoría. Una cosa es tener una loca idea y otra muy diferente es salir y llevarla a cabo. Estos chicos no solo hicieron este experimento, sino que también, lo documentaron todo, los resultados podrán verlos a continuación.

El Elegido

Sin perder tiempo, el aventurero grupo de chicos decidió ir directamente al grano con su experimento. Ellos sabían que antes de que pudieran hacerlo, necesitaban un automóvil con el que pudieran trabajar. El auto que eligieron fue un Nissan 240SX.

De algo estamos seguros y es que estos jóvenes no le tenían mucho cariño a este coche, ya que, decidieron usarlo sin ningún problema para él peligrosos experimento. Ellos sabían que algo podía salir muy mal, pero decidieron correr el riesgo.

Colocando Agua

Después de elegir el coche, los jóvenes entendieron que tenían que cambiar un neumático y de esta manera, podrían alterarlo para que los resultados de experimentos sean lo deseados. Cuando el neumático se encontraba fuera del auto, los chicos agarraron una manguera y la introdujeron dentro de la llanta.

Esto no fue una tarea nada fácil, ya que tenían que encontrar el lugar apropiado para introducir la manguera. El neumático comenzó a llenarse de agua hasta que llegó al límite máximo posible. Una vez lleno de agua por completo, el experimento comenzó oficialmente.

Flujo Constante

Los jóvenes encendieron la manguera, y de inmediato escucharon la suave corriente de agua produciendo un sólido flujo en la llanta.

Al mismo tiempo que el agua llenaba la llanta, revisaron que no hubiese alguno hueco donde el agua podría escaparse. Cuando finalmente el neumático está llenos de agua, se preguntaron si serían capaces de conducir el automóvil con los neumáticos en ese estado. Los chicos no tardarían muchos tiempo en responder esta curiosa pregunta.

Sellandola

El agua se encontraba en el neumático, pero ahora era el momento de sellar la llanta. Según el camarógrafo, esta sería “la parte interesante”. Sin embargo, la parte realmente interesante fue lo que sucedió después de que terminaron de sellarla. Estos intentaron levantarla, pero se dieron cuenta, que la llanta era sumamente pesada.

Seguramente sabían que iba a ser más pesada que antes. Pero, ¿Habrán tomado las medidas necesaria para levantar el neumático y colocarlo en el coche?

La Primera Prueba

Había llegado el momento de poner el neumático en el automóvil. Después de toda la preparación, los chicos estaban a punto de descubrir la verdad. “¿Alguna predicción antes de dejarla caer?”, Preguntó el camarógrafo.

Uno de los joven se mantenida positivo con respecto a lo que habían hecho hasta ahora y él creía que la llanta no estallaría. Cuando bajaron el carro al suelo, descubrieron para su sorpresa, que los neumáticos eran súper fuertes. No explotaron como algunos de ellos pensaban. Esta fue la primera gran prueba superada, sin embargo, les esperaba una aún mayor, Conducir el coche.

En Camino

Entonces subieron finalmente al auto y comenzaron a conducirlo. Al cabo de unos siete u ocho segundos, uno de ellos le dijo al otro: “Amigo, ni siquiera lo siento”.

El otro respondió: “¿No lo sientes? Estaba a punto de decir que no se siente diferente “. Tras decir esto, notaron que había algo raro en el disco, lo cual llamaría la atención de los jóvenes más adelante. Los chicos reconocieron que había un “poco más de peso” en el disco. Este sería el comienzo de un gran descubrimiento.

Otro Neumático

Tras unos pocos minutos, tanto el conductor con su amigo, el pasajero, sintieron la llanta un poco pesada, Sin embargo, daría otro paso más en el experimentos.

Ellos deseaban mantener el balance en el coche, por lo tanto, el conducto surgió con la idea de llenar el otro neumático trasero también de agua. Su compañero no se iba a negar, al fin y al cabo, ambos chicos deseaban llegar hasta el final para probar la extraña teoría.

Velocidad

Pero antes de regresar al garaje para llenar la llanta de agua, el conductor tuvo otra idea. Aprovechando que la llanta estaba con agua, los chicos pensaron en cómo serían las cosas y qué cambio podría traer al experimento, si conducían a alta velocidad.

Hasta el momentos habían conducido con bastante lentitud y pensaron que ya era hora de llevar al carro a su límite. Sin pensarlo dos veces, el conductor subió la velocidad . O al menos … al principio, esa era su intención.

Limite

Una vez que comenzaron a conducir por carretera abierta, era claro que la llanta estaba llena de agua. Al cabo de unos minutos se dieron cuenta de que el agua de los neumáticos en realidad estaba haciendo al automóvil mucho más lento. De repente, el automóvil hizo un ruido extraño, el conductor preocupado, sabía que algo andaba mal.

Sin embargo, eso no los detuvo a seguir adelante con el experimento. Ellos estaban dispuestos a llegar al límite con tal de ver los resultados esperados.

Durante la Noche

Para ser justos, los chicos tenían un argumento bastante sólido. Ellos razonaron y llegaron a la conclusión que la única razón por la cual manejar el automóvil se sentía extraño, era porque el neumático de agua estaba solo en un lado. “Si lo igualamos, notaremos diferencia”, dijo el conductor.

Esta conclusión los llevaría a llenar otro neumático con agua, de esta forma, podría salir de toda duda antes de obtener los resultados. ¿Sera que estas predicción habrán sido lo que los chicos esperaban?

Informe Positivo

Al volver al garaje, los chicos le dieron un reporte general a sus amigos. Según ellos, el coche se sentía normal, simplemente era pesado. Decididos a agregar agua a otro neumático, siguiendo el mismo proceso de la primera llanta.

Una vez habían terminado de llenar agua en el neumático, notaron que al igual que la primera vez, el neumático era extremadamente pesado. Sin embargo, no perdieron tiempo y montaron la segunda llanta en pocos minutos.

Igual Pero Bajo

En este punto, los dos neumáticos traseros, estaban completamente llenos de agua. A partir de ahora, las conclusiones que llegaran a sacar los chicos serían más precisas que las anteriores.

Uno de los chicos dijo que el viaje en sí se sentía con total normalidad, sin embargo, el conductor, dijo que manejar el carro era cómodo, pero, este se sentía mucho más bajo que antes. Ellos sabían que falta una cosa más por hacer y era llevar el coche nuevamente al límite.

Humo, Humo

Una vez dentro del coche, los chicos apretaron el acelerador al máximo mientras el Nissan permanecía en su lugar. Como pueden ver en la fotos, las ruedas giraron muy rápido, sacando una increíble nube de humo. El conducto hizo esto por varios minutos.

Cuando finalmente creía que había conseguido lo que esperaba, apartó el pie del acelerador y discutió con su compañero la sensación que habían tenido del carro en esta nueva prueba. Aunque parecía que lo que había hecho era bastante peligroso, las conclusiones a las que llegaron fueron en optimistas.

Evaluación optimista

¡Amigo! – Dijo uno de los chicos, “creo que el agua en realidad está preservando los neumáticos”.

Al contrario de lo que se podría pensar, los jóvenes sintieron que había algo positivo en todo este extraño experimento. Según ellos, cuando llenas los neumáticos de agua, estos duran más tiempo en quemarse, sin embargo, al mismo tiempo, el carro necesita más potencia que antes. Ellos nunca imaginaron que llegarían a estas conclusiones y menos que los neumáticos en verdad preservarán las llantas.


Excepto por el Motor

A pesar del enorme éxito que los jóvenes pensaban que había entendido, a la hora de revisar el motor todo cambio. Este modelo de Nissan tiene un motor KA, y este no podía con el peso extra agregado en los neumáticos. Seguramente si llegan a llenar los neumáticos con agua, el motor no llegue a resistir mucho tiempo.

Más tarde, esa noche, los chicos intentaron el experimento en otro coche y siguieron los mismo pasos que habían hecho en el Nissan. En este caso el neumático, no resistió y explotó.

ADVERTISEMENT